¿Dónde dirigir la publicidad en redes sociales?

redes-sociales

La publicidad en redes sociales está demostrando una gran efectividad. Los anuncios promocionados disfrutan de una segmentación inmejorable en comparación con cualquier otro entorno digital donde invertir, lo que a su vez se traduce en una mayor rentabilidad de los anuncios, que encuentran en Facebook, YouTube o Twitter, plataformas excelentes para llegar a sus clientes potenciales.

El problema que surge ante este tipo de publicidad es dónde debemos dirigir la publicidad y encontramos 2 principales vías sobre las que decidir. Y ambas pueden afectar no sólo a la economía de la empresa, sino a su posicionamiento en Internet.

Así pues, tenemos la primera opción que es dirigir a los usuarios a la página o perfil profesional dentro de la red social. Esta estrategia permite aumentar el número de seguidores y evita el problema de sacar al usuario a otro entorno digital, algo que siempre se ha traducido en peores ratios de conversión.

 Si el número de seguidores aumenta, las publicaciones tendrán más posibilidades de ser virales o, al menos, compartidas entre los distintos usuarios. Dentro de los factores SEO, el social cobra cada vez más importancia, de forma que si bien será mucho más complicado rentabilizar económicamente este tipo de publicidad, sí se podrá construir una comunidad fuerte sobre la que basar más interacciones con nuestra información, productos o campañas. Por tanto, sirve de forma directa para el posicionamiento orgánico a corto plazo y para producir más ventas y contrataciones a largo plazo.

La segunda estrategia de publicidad en redes sociales se basaría en dirigir al usuario de la red social a la web, tienda online o promoción digital concreta que se está anunciando. En función de ventas esta estrategia no presenta ventajas sobre la anterior, por ser demasiado intrusiva. Tampoco se notan beneficios para el SEO, más bien al contrario, al general un gran número de rebotes desde visitas provenientes del valor “referral”.

En todo caso, el número de visitas sí que aumentará sensiblemente, pero si el usuario no queda convencido ni realiza una navegación óptima en la web, ni rentabilidad ni posicionamiento se verán afectados.

Lo ideal para este tipo de publicidad, es optar por una creatividad agresiva e impactante, que fomente el clic del usuario, pero que además despierte su interés por el producto o por el servicio.

Con suerte, en esta publicidad algunos usuarios se interesarán también por la presencia de la empresa en la red social desde la que hayan llegado a la web. Por tanto, tener presencia en ella es primordial para que el comportamiento final del usuario sea el mejor posible para construir una comunidad online.